Productos de protección contra el COVID
Probióticos: qué son y cuándo tomarlos

Probióticos: qué son y cuándo tomarlos

Cuando hablamos de probióticos nos referimos a aquellos microorganismos vivos (bacterias) beneficiosos que habitan en el intestino y que, administrados en las cantidades adecuadas, contribuyen a mejorar nuestra salud. Pero, qué son y cuándo se recomienda tomarlos. Desde Cárdenes Salud te lo explicamos en el siguiente artículo.

¿Qué es un probiótico?

Los probióticos son bacterias que viven en nuestro intestino y mejoran la salud general del organismo, facilitando la digestión y la absorción de nutrientes. Sin embargo, hay veces en que se produce un desequilibrio en nuestra flora intestinal, y son las bacterias malas las que proliferan en el intestino, atacando a nuestro sistema inmune.

Cuando esto ocurre, hay dos posibles soluciones: Aumentar la ingesta de alimentos probióticos (yogur, kéfir, pepinillos, levadura natural…) o tomar suplementos probióticos.

Es más, son muchos los profesionales de la salud que llevan años reconociendo los efectos beneficiosos que tienen los probióticos sobre la salud y la nutrición humana, ya que desempeñan importantes funciones a nivel inmunitario, digestivo y respiratorio. Así lo recoge un estudio publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

¿Para qué son los probióticos?

Los probióticos sirven para:

- Mejorar nuestro sistema inmunitario: Es decir, ayudan a neutralizar y acabar con los virus y las bacterias que atacan a nuestro organismo.
- Ayudar a prevenir las enfermedades intestinales como el intestino irritable, la colitis, o la enfermedad de Crohn.
- Contribuir a mejorar la digestión y a acabar con la acidez.
- Mejorar la absorción de los nutrientes. 
- Ayudar a prevenir las alergias e intolerancias alimentarias.

¿Cuándo es recomendable tomar probióticos?

Por lo general, muchas de las bacterias que necesitamos ya viven en nuestro organismo. Sin embargo, a veces y por diversas causas (gastroenteritis, consumo de antibióticos…) el equilibrio entre los microorganismos se rompe afectando a nuestra flora intestinal. Por ello, la forma más rápida de recuperar el equilibrio es tomar probióticos. En este sentido, los mircroorganismos más usados como probióticos son las bifidobacterias, los lactobacilos, y la levadura saccharomyces. Algunos ejemplos de probióticos son la bifidobacteria animalis (que facilita la digestión y ataca a las bacterias transmitidas por tomar alimentos contaminados), la bifidobacteria bifidum (ayuda a digerir los lácteos), la bifidobacteria longum (contribuye a eliminar las toxinas del organismo); la lactobacillus acidophilus (ayuda a absorber los nutrientes, evita las infecciones y facilita la digestión), o la lactobacillus fermentum (neutraliza las toxinas liberadas en la digestión).

Por regla general, los complementos probióticos se pueden tomar antes o después de las comidas, ya que de esta forma los alimentos que ingerimos permiten que las bacterias sobrevivan al ácido gástrico, y por tanto, lleguen al intestino. Eso sí, es fundamental que su ingesta se complemente con una dieta sana y rica en fibras, que ayude a la supervivencia de estos microorganismos en el intestino.

No obstante, es fundamental contar con el asesoramiento de un profesional antes de tomar probióticos. Si quieres saber más acerca de ello y de cómo incluirlos en tu día a día, consúltanos aquí.

Además, en nuestra gran farmacia online encontrarás un sinfín de productos con probióticos en su composición que, sin lugar a dudas, te ayudará a reequilibrar tu tránsito intestinal. En Cárdenes Salud cuidamos de ti.

All comments

Dejar un comentario